El amor: la peor blasfemia...