27 ago. 2013

Sólo quedó una mancha grana en el polvo, pero el príncipe pasó por aquí, madre, y yo le eché a su paso mi mejor tesoro. [...]

                  Cuento de Rabindranath Tagore.

1 comentario:

Limy Muos dijo...

Hola un gusto leerte, de link en link llegué a tu blog, y me quedo amiga.

Besos y un cálido abrazo.

El amor: la peor blasfemia...